Archivo de la etiqueta: plástico

¿Cuánto contamina reciclar?

El proceso de reciclado o desecho de los residuos urbanos generan un importante impacto ambiental, pero ¿se puede calcular cuál es ese impacto? Desde la Universidad Politécnica de Madrid han desarrollado una metodología para calcular en cada etapa de la gestión su huella de carbono.

.

Con los datos obtenidos mediante esta formula se puede evaluar si las acciones implementadas hasta el momento son las más adecuadas o si merecería la pena un cambio. Las acciones que marca la normativa europea sobre el tratamiento de gestión de residuos se basan en cinco niveles que van desde la prevención hasta el vertedero. La prevención es la opción que va por delante de la reutilización, el reciclado y las otras valorizaciones (por ejemplo, valorización energética), para terminar esta el deposito final que vendría a ser el vertedero o incineración de los residuos.

.

La Unión Europea pretende que las acciones prioritarias sean la llave para lograr una reducción del impacto ambiental, ventajas sociales y beneficios económicos. En el estudio de la UPM se ha tenido en cuenta la gestión desde la recogida pasando por el transporte y el tratamiento final.  En la última etapa, la del tratamiento, se tienen en cuenta las emisiones directas de gases generadas por su esencia (compostaje, incineración, vertedero…) como las indirectas, consistentes en la energía eléctrica necesaria para el tratamiento y que no generan por si mismos los residuos.

.

A nivel práctico se ha estudiado el caso de Madrid, cuyo resultado ha sido que por tonelada de residuo se ha generado 253Kg CO2, donde la etapa del tratamiento es la que genera un 88,7% de los gases contaminantes.

.

La economía circular aplicada permite la recuperación de los residuos para transformarse en recursos, aunque los principios de la Unión Europea pretenden reducir los residuos municipales si se generan hay que hacer esfuerzos para recuperar todo aquello que pueda generar o tener una segunda vida y oportunidad.

.

Eco Bancos para la Diputación de Barcelona

.

La Diputación de Barcelona ha adquirido más de 6.087 bancos para cederlos a los ayuntamientos. Con un coste de casi un millón de euros, cada banco ha costado unos 165€. Son unos bancos especiales, pues están hechos a partir de plástico reciclado, las ventajas frente a los bancos tradicionales son muy interesantes ya que son muy resistentes y no requieren de un mantenimiento ya que no se astillan ni agrietan; tampoco les afecta la humedad y además, son reciclables.

.

Para su elaboración favorecen el reciclaje de un residuo como el plástico, en ocasiones difícil de reutilizar. Por eso son un elemento que ayuda al medio ambiente y a la consecución de la economía circular en nuestro país.

.

Los ayuntamientos pueden acceder al Catálogo de Servicios de la Diputación que también forma parte del plan “Red de Gobiernos Locales 2016-2019”.

.

La huella ambiental de los envases de la comida para llevar

En los últimos años el boom de la comida preparada ha sido un no parar y nada hace pensar que acabe, la velocidad de la vida moderna quita tiempo a la cocina. Todos cubrimos nuestras necesidades esenciales como la comida, aunque nos falte tiempo no quiere decir que no comamos, pero sí que optamos por comprar la comida precocinada. La mayoría de esta comida para llevarla la entregan en recipientes y envases que tienen un elevado coste ambiental, solo en Europa se utilizan anualmente más de 2.000 millones de envases, pero ¿qué impacto ambiental real tienen?

.

Para conocer el impacto ambiental de estos envases se ha realizado un exhaustivo estudio en la Universidad de Manchester. Los envases que se han analizado son los de aluminio, polipropileno y poliestireno; estos se han comparado con los envases reutilizables como los tápers. Para el estudio se analizó el impacto ambiental desde su fabricación, uso y la gestión final del reciclaje del mismo.

.

De los envases desechables el que obtuvo mejores resultados fue el poliestireno, ya que su huella de carbono es un 50% inferior que el aluminio y tres veces menos que el plástico. El resultado se explica porque en su proceso de fabricación se consumen menos materiales y en consecuencia menos energía en el proceso de producción. Sin embargo, estos envases no se reciclan a gran escala, esto perjudica su idoneidad.

.

La Unión Europea en su política de reciclaje para el año 2025 se estima que reciclando la mitad de los envases se logaría reducir una tercera parte las emisiones de carbono, lo que equivaldría a 61.700 toneladas de CO2 al año.

.

Dentro de los envases reutilizables el estudio destaca que el táper es la mejor opción, ya que si se utiliza un mínimo de 18 veces tiene una huella de carbono inferior a la del poliestireno; teniendo en cuenta el agua y el jabón para su limpieza. Por ello remarca que los consumidores tienen la llave del impacto ambiental, pues cuantas más veces los reutilizamos, menor será su impacto y más se alargará su vida útil.

.

Una pajita biodegradable a nivel industrial

 

En el mundo de la noche cocteles, copas, vasos de tubo… en las fiestas infantiles, en las bebidas del cine, campo de fútbol… Podemos encontrar pajitas en mil y un espacios sin importar condición ni edad, las pajitas son para todos sin excepción. Ahora en plena campaña contra los plásticos se buscan alternativas como pajitas comestibles u otras ideas que no acaban de despegar a nivel industrial, se quedan en campañas específicas, pero no se plantean para el gran público.

 

 

Ahora dos empresas finlandesas han desarrollado una pajita reciclable y biodegradable para fabricarla a nivel industrial mediante un material que se puede biodegradar en el mar. Son las compañías Stora Enso y Sulapac, ambas pretenden producir a nivel mundial estas pajitas biodegradables elaboradas con un biocompuesto a partir de madera y aglutinantes naturales, ideadas para ser recicladas mediante le compostaje industria; además, se degradan en ambientes marinos. Se espera que a mediados de 2019 se empiecen a comercializar.

 

Millones de pajitas se utilizan semanalmente en el mundo, pero nunca antes había aparecido una reciclable y sin componer microplásticos. Una pajita realmente sostenible y respetuosa con el medio ambiente.

 

 

Grandes cantidades de residuos textiles en los mares

 

Científicos hallan grandes cantidades de residuos textiles en las profundidades del mar mediterráneo procedentes de las lavadoras. Las fibras encontradas son de color y su tamaño oscila entre los 3 y los 8mm, procedentes de lavadoras domésticas e industriales. Estas microfibras textiles se han hallado desde el mar Cantábrico y todo el mar Mediterráneo europeo hasta el mar Negro.

 

A nivel europeo ya se han empezado a tomar medidas para paliar la presencia de plásticos en los mares, incluso empresas que están en procesos de cambiar su elemento básico del producto, como Lego que dejara que fabricar ladrillos con plástico.

 

El estudio de la Universidad de Barcelona muestra como en las hondonadas marinas, a más de 2.000 metros de profundidad, se acumulan distintos tipos de fibras de celulosa y polímeros sintéticos. Gracias a esta investigación se podrán diseñar estrategias para gestionar este problema y lograr reducir la emisión. Cabe recordar que una lavadora puede generar 700.000 microfibras en un solo lavado, es decir, que genera una gran cantidad de residuos que acaban en los mares y océanos.

 

 

Últimamente se han publicado noticias sobre animales muertos que habían ingerido plásticos al confundirlos con alimento. Pues en el fondo marino ocurre algo similar, distintos organismos ingieren micro plásticos, principalmente celulosa natural como el algodón o el lino y como regenerada como la viscosa. Todos ellos materiales que suelen provenir de prendas de vestir. Algunas de estas micro fibras son de plástico y no se degradan a corto plazo, además, pueden estar contaminadas con químicos.

 

Ante estos resultados hay que preguntarse qué pueden hacer los diferentes agentes implicados, desde los fabricantes para potenciar el I+D, los fabricantes de lavadoras para mejorar los filtros, hasta la buena gestión del tratamiento de las aguas residuales.

 

 

¿Plástico para asfaltar las calles? Es posible

 

Seguramente si hablamos de la isla de Utila no os suene, se trata de una isla hondureña en el mar caribe, es decir, un paraíso tropical para el turismo y la fauna animal.  Pero en las estaciones de lluvia este paraíso se llena de basura arrastradas por el mar, sobre todo residuos plásticos. Un auténtico peligro para los animales, las tortugas no pueden anidar, delfines jugando con bolsas de plástico, un peligro para el arrecife de coral y una mala imagen para los lugareños que viven del turismo.

 

 

Ante esta visión que cada año ensucia la imagen de la isla los lugareños recogían los residuos y los enviaban al continente para su reciclaje. Ahora, después de que unos turistas mostrasen al alcalde de la localidad un vídeo de carreteras pavimentadas con plástico, en Utila ya han asfaltado dos calles con los residuos que llegan del mar.  Esta isla no ha descubierto algo nuevo, en la india ya hay más de mil kilómetros asfaltados con esta técnica, lo curioso es como una isla de 11 kilómetros de longitud ha sabido adaptarse y aprovechar aquellos residuos que tan mal hacen a su imagen para sacarles provecho. La cantidad de plástico recogido durante un año de la playa como de viviendas y hoteles ascendió a más de 5 toneladas. Para su triturado y así poder utilizarlo como asfalto fue necesario comprar una trituradora, porque si no, tenían que mandarlo en barco al continente y luego devolver el triturado, con el coste ambiental que suponía.

 

 

El proceso consiste en una mezcla de cemento, gravilla y arena al que se le añade un 28% de plástico triturado. Ante los buenos resultados ya se están empezando a plantear seguir asfaltando así las calles e incluso exportar bloques de hormigón hechos de plástico.

 

 

 

España sube en reciclaje de envases plásticos

 

En España crece el reciclaje de envases plásticos en un 9,1% respecto al año anterior. En total, los hogares españoles reciclaron 521.600 toneladas de envases de plástico, o lo que es lo mismo 11,2 kilos por persona. Si echamos la vista atrás, desde el año 2000 se han multiplicado por ocho los desechos de plástico que se reciclan en los hogares.

 

Uno de los motivos de los buenos datos es el modelo del contendor amarillo abierto a todos los envases plásticos. En otros países con modelos más restrictivos los datos no son tan buenos. Además, en 2017 todas las comunidades autónomas han aumentado su nivel de reciclaje; los datos indican que la comunidad que más envases de plástico recicla es la Comunidad Valenciana con 13,2 kilos por habitante.

 

El contenedor amarillo ya no sólo lo encontramos en las calles para depositar los residuos domésticos, poco a poco hemos aprendido a verlo en el trabajo, en eventos como conciertos… incluso en entornos naturales como bosques o vías verdes. Porque el reciclaje ayuda al medio ambiente y genera empleo, además de frenar la llegada de residuos plásticos a los mares y océanos, un problema del que todos debemos ser conscientes.

 

 

 

Zapatillas fabricadas a partir de residuos marinos

 

11 botellas de plástico = 1 zapatillas

 

Según un informe de la Organización de Naciones Unidas, en el año 2050 en el mar habrá más residuos de plástico que peces. Teniendo en cuenta que el 90% de la basura que se encuentra en los océanos y mares son plásticos, no es de extrañar que el informe de la ONU sea cierto o se aproxime mucho a la realidad si no se hace nada antes para evitarlo.

 

La organización Parley for the Oceans, que aborda amenazas ambientales hacia los océanos, junto con la marca deportiva Adidas Running, se han unido para crear la zapatilla “Ultra Boost Parley”, producida con 11 botellas de plástico encontradas en playas. El plástico se reelabora en tejido para poder fabricar la zapatilla.

 

 

Además, dispone de un chip NFC en el pie, así el usuario puede conocer más sobre la alianza  y cómo evitar al máximo el plástico en nuestras vidas.

 

Por su parte, Adidas aportara 1 dólar por cada kilómetro que se registre en la app Runtastic durante la campaña.

 

 

Los comercios deben cobrar por las bolsas de plástico no reutilizables

 

1 de julio de 2018, esta fecha que cayó en domingo daba el pistoletazo de salida a que los negocios cobren por aquellas bolsas de plástico de un solo uso, no reutilizables. Cabe recordar que es una medida temporal, pues en 2021 está previsto que se prohíban completamente.

Aunque la medida no satisface al 100% a todos, pues todavía permite sustituirlas bolsas de plástico por unas biodegradables, por lo que el modelo de usar y tirar se perpetua, en lugar de incentivar la economía circular. Las organizaciones piden que se fomenten modelos de reutilización, una gran parte de la sociedad lo está asimilando y poco a poco las bolsas llamativas, publicitarias ya son visibles en nuestras calles, pero todavía queda mucho por hacer, el cambio es lento, pero imparable.

 

 

Cabe resaltar que no todas las bolsas biodegradables están fabricadas con materiales orgánicos al cien por cien, algunas contienen plástico en su composición; hay que comprobar bien qué materiales componen nuestras bolsas y en caso de desecharlas saber bien dónde deben depositarse, pues, por ejemplo, las bolsas compostadas deben ir con el material orgánico. Si mezclamos bolsas compostadas con plástico provocaremos que el plástico reciclado pierda calidad. Parece que poco a poco hemos dejado de lado las bolsas de plástico convencionales, pero no sabemos de qué materiales están compuestas las que usamos habitualmente, una asignatura pendiente para las autoridades y los ciudadanos.

 

Existen alternativas reales al plástico, investigaciones de nuevos materiales que lo puedan sustituir, pero ante todo se busca consumir menos recursos naturales y reaprovechar al máximo nuestros residuos. Desde A3 creemos en la reutilización, por eso gestionamos toda clase de residuos. ¡Únete al cambio!